Nuevo Baztán años 50

Juan de Goyeneche fue poco a poco pergeñando el concepto sobre el que sustentó la creación del Nuevo Baztán, un conjunto urbano situado en sus posesiones de Olmeda de las Fuentes, dirigido por él y destinado a solucionar puntualmente dos problemas importantes en la España de la época: la recesión demográfica y la gravísima desindustrialización, patente desde principios del siglo XVII.


La fundación, de nueva planta, preveía la instalación de un complejo industrial receptor de población, con suficiente capacidad de crecimiento como para activar la comarca tanto económica como demográficamente y para generar una producción de objetos suntuarios que pudiera competir con el mercado extranjero, reducir las importaciones y sanear una economía bastante maltrecha.


En ello invirtió su esfuerzo y su fortuna personal, y consiguió el favor del nuevo monarca, que le concedió las exenciones, privilegios y franquicias que el ministro Alberoni había dispuesto en su política de activación industrial. Así, el ambicioso programa colbertista se inició en 1715 con la instalación de una fábrica de sombreros de munición, artículos textiles y de cuero, que servían todavía para abastecer, aunque no exclusivamente, al Almacén General de Vestuarios para la Tropa.

PROYECTO

Diseñando Nuevo Baztán

PROYECTO

Diseñando Nuevo Baztán

En los años siguientes el complejo se amplió con nuevas fábricas de papel y vidrio, manufacturas de licores, cerería, confitería, curtidos, zapatería, tejidos de seda, cintas, pañuelos y colonias, todas ellas actividades altamente especializadas que atrajeron a un buen número de técnicos en cada campo, así como a personal sin cualificar y a cierto número de agricultores, que se encargaban de la producción tanto de alimento como de algunas de las materias primas necesarias para las manufacturas.


Cinco años después de la fundación las fábricas estaban a pleno rendimiento, la población ascendía ya a unos 500 habitantes y la demanda de los productos era tal que permitía proporcionar trabajo a los habitantes de las villas cercanas. Semejante éxito decidió a Goyeneche a ampliar nuevamente el conjunto industrial, esta vez con una fábrica de cristal, una manufactura de lujo que despertó el interés de Felipe V, quien demostró su apoyo mediante franquicias y exenciones con carácter de monopolio. Fue la culminación de su obra, la máxima expresión de sus ideales políticos.


El poblado de Nuevo Baztán: la arquitectura de Churriguera al servicio de un modelo industrial. Cuando Juan de Goyeneche pensó en materializar su proyecto industrial buscó a un profesional de prestigio reconocido, si bien es cierto que su trabajo estaba más relacionado con la escultura y la arquitectura de retablos que con la construcción propiamente dicha. El elegido fue José Benito de Churriguera (1665-1725), primogénito de una importante familia de artífices. Probablemente fue la sintonía personal, más que la idoneidad profesional, lo que valoró el fundador al confiar la traza de la nueva población a Churriguera, hasta el punto de que esos contactos iniciales desembocaron en la amistad sincera y en la admiración mutua.

Atendiendo a los deseos del comitente, Churriguera abordó la planificación del Nuevo Baztán considerando intereses bien dispares pero que debían plasmarse necesariamente. Por una parte, Goyeneche quería erigir un señorío nobiliario sobre el que establecer su dominio personal, algo que debía conjugar con la fundación de una población industrial capaz de asumir el desarrollo demográfico, fabril y agrario, y de organizar a sus vecinos, con actividades ciertamente heterogéneas, de acuerdo con un orden estricto del que él mismo se constituía en vértice.


La expresión de estas intenciones se reflejó en el esquema urbano del poblado, que gira en torno a las construcciones representativas -el palacio y la iglesia, y las tres plazas que lo circundan, en cuyas inmediaciones se alzan los edificios fabriles más importantes-, al tiempo que su tejido urbano se dispone en forma de cuadrícula, un trazado clásico que permite el crecimiento ordenado del mismo y la distribución sociolaboral de sus habitantes, contribuyendo así al orden deseado, que se considera garante de la estabilidad social.


El núcleo más importante, el palacio y la iglesia, ofrece también en su aspecto la dualidad latente en todo el proyecto. Pese a que los dos inmuebles forman un solo cuerpo, unidos por una de las torres del templo que los couminca también interiormente, la fisonomía de cada uno es completamente distinta. La iglesia consagrada a San Francisco Javier responde al esquema habitual en la arquitectura religiosa madrileña, en el que priman la verticalidad y la composición a base de planos sucesivos.


Distinto carácter tiene la fachada del palacio, materialización del dominio señorial sobre las personas y la producción. Sigue también el esquema de los palacios españoles tradicionales, con torres flanqueando la fachada y la portada magnificada mediante una decoración más abundante y el escudo de armas del propietario.

Así mismo, la severidad se adueña de los laterales del edificio, que se abren a la Plaza del Mercado y a un espacio longitudinal de comunicación con la Plaza de los Artesanos. Sólo la trasera, que conforma uno de los frentes de este último espacio, ofrece un aspecto más castizo, relacionado con las plazas mayores tradicionales, aunque la presencia del señor se mantiene a través de ciertos elementos heráldicos utilizados en la decoración del recinto.


Es un espacio recogido, cerrado en sus otros frentes por la fábrica de tejidos y por lo que debieron ser casas de oficios, con tres accesos, uno de ellos directo y monumentalizado desde otro de los más importantes espacios públicos, la Plaza del Mercado. Por ser el lugar destinado al esparcimiento de los habitantes de Nuevo Baztán, la arquitectura se ornamenta cuidadosamente con pináculos tallados en piedra caliza y cartabones de madera en la galería abierta en la planta alta de las casas de oficios para contemplar los festejos, molduras y ornamentos a base de placas recortadas enmarcando las puertas y la serie de soportales abierta en uno de los lados -actualmente cegados-,al tiempo que combina con habilidad los materiales en la arquitectura popular -ladrillo, piedra, hierro forjado y madera- sin perder por ello monumentalidad.


En torno a los tres espacios urbanos, las dos plazas mencionadas y la que se abre ante el palacio y la iglesia, se organiza el resto del tejido urbano, teniendo como hitos las construcciones fabriles y algunas de carácter civil. En el fondo de la Plaza del Mercado se alza la antigua fábrica de tejidos, en la de la iglesia la de cristal, en las inmediaciones estaban las viviendas de los maestros vidrieros, las de los servidores del palacio y la posada. Se cuidaron también muy especialmente los accesos y las comunicaciones terrestres, como el camino desde Pozuelo del Rey, que Goyeneche sufragó a sus expensas, el que conducía a Olmeda de las Fuentes o la carretera de Alcalá.


Churriguera y Goyeneche lograron de esta manera materializar unos postulados económicos novedosos en España, aunque de vida efímera. Los conceptos vigentes en el urbanismo barroco permitieron compaginar la organización centrípeta del entorno palaciego que deseaba el comitente para patentizar su dominio señorial y perpetuar su memoria, con la organización centrífuga imperante en el trazado en cuadrícula del resto de la población. La rápida evolución de las ideas políticas, sociales y económicas en el siglo XVIII, que gradualmente se encaminaban hacia la Ilustración y la Revolución industrial, dejaron pronto obsoleto el colbertismo que propugnaba Goyeneche. Ello determinó la decadencia del complejo industrial de Nuevo Baztán, pues, si bien sus objetivos se cumplieron satisfactoriamente en un primer momento, los planteamientos en que se basaba estaban vueltos hacia el pasado y no tenían lugar en el futuro bien distinto que se aproximaba.

Plano Nuevo Baztán

Iglesia Nuevo Baztán

Calles de Nuevo Baztán


Ayto Nuevo Baztán © 2014 - Todos los derechos reservados

Web diseñada por www.lawebdelinformatico.es

INICIO

Página principal de la web

HISTORIA

Conoce la historia del pueblo

PROTAGONISTAS

Fundadores y referentes

CONJUNTO HISTORICO

Lugares que no te puedes perder

ENTORNO NATURAL

El encanto de la tierra

GUIA

Alojamiento y restaurantes

SITUACION Y PLANO

Como llegar a Nuevo Baztán

OFICINA DE TURISMO

Todo lo que necesitas a un click

GALERIA DE IMAGENES

Momentos inmortalizados

ENLACES DE INTERES

Nuevo Baztán recomienda