“Enfados palatinos», adaptación de don Ramón de la Cruz